Clínica Corpore Sano | ¿Por qué el dolor se vuelve crónico?
20506
post-template-default,single,single-post,postid-20506,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive
Dolor Cronico

¿Por qué el dolor se vuelve crónico?

Dolor crónico

En el primer artículo hemos hablado sobre el dolor y en este vamos a hablar del dolor crónico y de algunas causas que lo pueden cronificar.

Tu dolor es real, se que lo sientes, independientemente de que tus tejidos estén bien, estén cicatrizados. Cuando tenemos una pesadilla sucede lo mismo. Lo que sientes es real, te levantas sudando, hiperventilando, los síntomas son reales, pero el peligro no es real. En este artículo quiero explicarte porque esto ocurre.

No eres el único. Un porcentaje elevado de la población, más o menos un 20%(estudio), sufre dolor crónico.

El cerebro está constantemente analizando el entorno buscando peligros ya que quiere estar en seguridad.

Por eso a veces nuestro cerebro es un poco hipocondriaco y es normal. Para llegar hasta aquí, hemos tenido que sobrevivir a muchas penurias y para ello había que priorizar la supervivencia antes que la felicidad.

coherencia-evolutiva-evolución-homo-sapiens

¿Cómo se cronifica el dolor?

Uno de los motivos por lo que se cronifica el dolor es que cuando algo nos duele nos produce una experiencia que suele ser negativa. Si a eso añadimos una emoción(ansiedad, frustración, miedo), el dolor se amplifica y se fija(estudio).

Esto puede hacernos varias cosas, las cuales pueden estar entremezcladas y darse varias de ellas al mismo tiempo.

OPCIÓN A. Por una parte dejamos de hacer ciertas actividades. Nos movemos menos, por lo tanto nuestro cuerpo pierde cierta capacidad física y funcional. Eso hace que más adelante, cuando quiero realizar de nuevo esas actividades, mi cuerpo se queja, por lo tanto sigo sin moverme, por lo que sigo perdiendo funcionalidad, y entramos en bucle. Nuestro cuerpo se queja porque no tiene la capacidad de soportar lo que antes si soportaba.

OPCIÓN B. Además de bajar nuestra actividad uno puede tener asociados pensamientos más negativos porque no podemos hacer ciertas cosas. Nos volvemos más catastrofistas y pesimistas. Podemos coger miedo a hacernos daño si nos movemos, por creencias que pueda tener o por lo que me han dicho sanitarios, familiares o amigos. Más abajo hablamos de las creencias y pensamientos.

OPCIÓN C. Todo esto puede hacer que tenga más ansiedad, que esté más triste o deprimido. La ansiedad puede facilitar el dolor. Las experiencias repetidas que me generan miedo causan la anticipación de la ansiedad. También me puede afectar al sueño, por lo que me recupero peor. Además la zona está más sensible por lo que cosas que antes no me dolian ahora si lo hacen.

OPCIÓN D. La zona es más sensible de lo normal, tienes que seguir haciendo tu vida a pesar del dolor, esa hiperalgesia, ese exceso de sensibilidad, se cronifica, generando incluso cambios en la parte del cerebro(cortex) que se ocupa de la parte sensorial o motora.

OPCIÓN E. A causa de la lesión, del miedo, se crea un espasmo muscular, tenemos siempre el cuerpo rígido, lo que me impide moverme con naturalidad y además me crea más tensión en la zona, que me aumenta la sensibilidad, el miedo y la ansiedad y volvemos a otra la de las opciones anteriores que se alarga en el tiempo cronificando el dolor.

Cómo ves pongo muchos casos ya que el dolor es algo muy individual. A lo mejor no te sientes identificada/o con lo descrito anteriormente pero seguro que hay una explicación para tu caso particular.

Lo que está claro es que cuando tenemos un dolor crónico hemos entrado en un circulo viciosos del que necesitamos salir para recuperar nuestra vida anterior.

En muchos casos ese dolor se percibe como una amenaza. Eso alimenta nuestros pensamientos negativos, nuestras creencias, nuestra ansiedad, lo que genera más dolor. Y es que a lo largo del día sufrimos una cantidad enorme de estréses, que quizas no los percibimos como tales, pero nos afectan y necesitamos salir de ese circulo vicioso hacia el circulo VIRTUOSO.

¿Cómo me afectan mis creencias y pensamientos?

No se si recuerdas en el primer artículo hable que el dolor era una experiencia angustiosa asociada a daño tisular actual o POTENCIAL.

Los nociceptores, esos que envían la señal al cerebro, responden también a la amenaza imaginada. Si creo que algo me va a doler, el cerebro envía señal de dolor, para proteger, como sistema de alerta(estudio).

Es como un simulador de vuelo. Tu desde el simulador crees que estás volando y puedes tener miedo pero si te quitas las gafas de realidad virtual te das cuenta que estás en un medio seguro. Solo tienes que dar un paso atrás para ver la realidad desde otra perspectiva.

Y es que muchas veces tenemos desinformación o información errónea sobre lo que nos pasa y muchas de estas son negativas.

El cuerpo cambia a la mente y viceversa. Los pensamientos y creencias se transforman en emociones y acciones y nos cambian la conducta.

Existe una cosa llamada sesgo de confirmación que es la tendencia a favorecer, buscar, interpretar, y recordar, la información que confirma las propias creencias. Si estás son negativas o erróneas nos estamos tirando piedras sobre nuestro propio tejado.

Sin ir más lejos. ¿Qué es el efecto placebo? ¿Sabias que cuando te pinchan morfina sin decirte que es morfina, el efecto se reduce hasta un 50%? Los analgésicos son eficaces si creemos que lo serán.

Y es que las EXPECTATIVAS del paciente son CRUCIALES en el resultado. Incluso con una tratamiento menos bueno podemos obtener mejores resultados si el paciente cree que es bueno para su recuperación. Como cuando Dumbo cuando coge la pluma y empieza a volar.

De la misma forma que existen las palabras o pensamientos placebos, existen las afirmaciones y creencias NOCEBAS, que como dijimos antes, aumentan o perpetúan el dolor del paciente.

entendiendo el dolor cronico

Cerebro sobreprotector.

El cerebro a veces actúa de forma sobreprotectora. ¿Qué haríamos nosotros si nuestros hijos/nietos/sobrinos de 3 años echan a correr hacia la carretera?
Llevando esta situación a nuestro contexto, cuando nuestro cerebro cree que vamos a hacernos daño(que corremos hacia la carretera) hará lo que sea para protegernos, ya sea generando dolor, aumentando la tensión muscular o con el síntoma que sea.

¿A partir de cuando empiezas a confiar en tu hijo, nieto sobrino?¿Qué tendrías que hacer para que tu cerebro confíe en ti?

Pero el cerebro no solo es sobreprotector sino que es como ese jefe que en cuanto hay alguien que no hace su trabajo está encima pidiendo explicaciones.

CEREBRO HIPERVIGILANTE

Imagina que tu cuerpo es una gran empresa, con sus departamentos. Hay una parte del cuerpo que te duele y que ya no estás moviendo, que no está haciendo su trabajo. El cerebro, el jefe, se focaliza sobre esa parte. Eso hace que esa parte sea más sensible, que podamos sentir más intenso el dolor. Así que ¿Cómo vas a actuar para que tu jefe te deje tranquila/lo?

¿Qué otros factores del estilo de vida pueden influir en el dolor crónico?

Alimentación poco saludable y dolor.

Un estado depresivo por un dolor que perdura en el tiempo va a aumentar la sensación de dolor. El intestino fabrica el 80-95% de la serotonina, y esta hormona(de la felicidad) tiene una influencia sobre la depresión.(como aumentar la serotonina)
Parece importante tratar el intestino a la hora de tratar una depresión, sin embargo se siguen prescribiendo ciertos medicamentos antidepresivos que inhiben la DAO, enzima que metaboliza las histaminas, provocando un acumulo de histaminas en el organismo, perfecto para mantener el dolor crónico(link).
Más información aquí.

dieta antiinflamatoria

Falta de sueño y dolor.

La falta de sueño impacta directamente sobre nuestra percepción del dolor. El insomnio o la mala calidad del sueño impacta sobre las actividades diarias lo que termina afectando también a la calidad del sueño.
En la recuperación de lesiones sucede lo mismo. Más información aquí.

Estrés crónico y dolor crónico

El estrés consume muchos de los recursos energéticos de nuestro cuerpo. Cuando este se convierte en estrés crónico que además no gestionamos del todo bien es cuando empiezan a aparecer síntomas indicativo de que nuestra salud está empeorando. Más información aquí.

Meditación

Falta de ejercicio y dolor

No solo sabemos que el ejercicio ayuda a disminuir el dolor sino que hemos visto como la falta de actividad física aumenta los síntomas y perpetúan el dolor. Más información aquí y aquí.

Fisioterapia y dolor crónico

Independientemente de que el paciente haya tenido una lesión tenemos que analizar los otros factores que pueden estar perpetuando el dolor del paciente y tenemos que poder explicarle que le pasa para así calmarle, darle confianza y comenzar con un tipo de terapia más activa en la que se pueda involucrar y salga de ese circulo de dolor crónico.

Resumen sobre el dolor y cómo se cronifica.

El dolor, lo que sientes, es real, pero el peligro, la amenaza de daño no lo es.

Emociones negativas como el miedo, la ansiedad, la frustración, amplifican nuestra percepción del dolor.

El dejar de hacer actividades físicas, el dormir peor, las tristeza o depresión aumentan las posibilidades de que se cronifique nuestro dolor.

Las creencias y los pensamientos son clave en la cronificación o resolución de nuestro dolor. Depende de nosotros que sean positivos o negativos.

El cerebro busca protegernos y protegerse. Nosotros a través de nuestra conducta y nuestros actos podemos generar esa confianza que nos permita empezar a movernos y salir de ese circulo vicioso de dolor, miedo, depresión, falta de movimiento, más dolor, etc.

Aquí te dejo un cuestionario por si nos quieres contar tu caso antes de venir a consulta.
https://forms.gle/aXNAdVPkQuAb8XsSA

No Comments

Post A Comment

Abrir chat
1
Hola👋¿Cuál es el motivo de tu consulta?