Clínica Corpore Sano | Gestión psicológica de una lesión
18948
post-template-default,single,single-post,postid-18948,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive
lesión psicológica

Gestión psicológica de una lesión

Abordaje de una lesión de forma psicológica

La lesión de un deportista suele ser una de los peores momentos de su carrera y afecta a la parcela psicológica. Cuando sufrimos una lesión nos vienen a la cabeza pensamientos pesimistas que la psicología nos puede ayudar a gestionar. Ese análisis y esa perspectiva que nos puede dar el psicólogo nos ayudará a afrontar la nueva situación de una manera más natural y sana.

Ansiedad psicológica post lesión.

Como bien sabemos, las lesiones  forman parte de la vida profesional de los deportistas. Todos en algún momento pasan por un periodo de lesión, por pequeño que sea. Pero. ¿Qué significa para el atleta sufrir una lesión en ese momento de su carrera deportiva?

Realizar deporte implica beneficios en muchas áreas de nuestra vida y según como nos involucremos las posibilidades de sufrir algún tipo de lesión aumentan. Dependiendo de la gravedad de la lesión y el tiempo que implique su recuperación, el malestar psicológico puede aparecer y repercutir no solo en la esfera deportiva, sino en la intrapersonal e interpersonal.

Estrés como respuesta ante la lesión.

El nivel de estrés destaca como causa principal de sufrir una lesión.

El estrés es una respuesta normal y adaptativa que surge en momentos que necesitamos estar alerta y adaptarnos a un entorno de alta exigencia. El objetivo es dotarnos de un extra de energía, superior al habitual, para hacer frente a la situación en forma de huida o lucha.

Una competición se puede transformar en un estímulo amenazante para la persona y, al unirse con un nivel de estrés superior al necesario pueden aparecer consecuencias negativas. Por un lado, nuestros procesos atencionales se estrechan, lo que quiere decir que la atención está focalizada en el estímulo que se considera amenzante y se pierde la atención amplia y global que se necesita. Por otro lado, la musculatura al estar en un estado de tensión puede verse afectada, produciéndose una mayor rígidez en el cuerpo que implica incapacidad para llevar a cabo las ejecuciones de manera óptima y aumento de las posibilidades de sufrir una lesión. De ahí, la importancia de trabajar la gestión de estrés, para prevenir lesiones y para optimizar el rendimiento.

Factores de riesgo dentro del ámbito deportivo

En el ámbito deportivo, una lesión influye en la parte física y psicológica del deportista, afectando negativamente su rendimiento y probablemente su estado de ánimo, motivación, confianza, al mismo tiempo que aumentando su sensación de malestar, angustia y/o ansiedad.

En el deporte de alto rendimiento, la excelencia, sacrificio y dedicación son palabras hiladas al atleta, sin saber que, al pasar el límite individual sin precaución, las lesiones y el fracaso pueden aparecer.

Exceso de carga, baja capacidad y falta de tiempo de recuperación.

Algunas lesiones ocurren de manera espontánea y accidental como un choque o un tropiezo, que no depende de nosotros. No obstante, aún considerando la posibilidad de que sea inconsciente, se estima que un 50% de las lesiones son autoprovocadas por el deportista. La mayoría de ellas son causadas debido a factores físicos (no calentar, no estirar, no descansar), psicológicos (rasgos de personalidad, niveles de estrés) y situacionales.

El exceso de entrenamiento, sobrepasar los límites individuales, la relación con el entrenador, el nivel de estrés, la ausencia de descanso necesario y el uso de sustancias nocivas son algunos de los factores de riesgo que llevan al deportista a sufrir una lesión.

Mala planificación y falta de progresión.

En los deportes de recreación, la vida apresurada, el estrés, la falta de tiempo y la exigencia de la sociedad por realizar deporte conducen a que las personas realicen esta actividad sin ningún tipo de preparación, aumentando así las lesiones. Ocurre similar con el deporte de iniciación, donde no existe un dominio total de la práctica.

Demasiadas expectativas y presión.

En el mundo competitivo, el exceso de presión, las exigencias por obtener un rendimiento óptimo, la prisa por la obtención de resultados, la ausencia de descanso, la relación con el entrenador y la inexistencia de entrenamiento y acompañamiento psicológico, pueden conducir a conductas temerarias en el deporte, que implican superar el límite individual con frecuencia, acortando así el margen de seguir libres de lesiones.

Deportes de riesgo.

Si hablamos de los deportes de riesgo como escalada, ciclismo, motociclismo entre otros, se destaca un porcentaje mayor de lesiones y gravedad debido al peligro que engloba el contexto y la práctica de estas actividades.

Otros.

Podemos observar que también influyen características como la constitución, la fatiga, el entrenamiento desmesurado, lesiones mal curadas, mala alimentación, falta de técnica, no saber escuchar a tu cuerpo y el estrés, sin embargo, no se pueden dejar de lado los rasgos de personalidad.

Recuperación y rehabilitación de la lesión

Tras una lesión, el periodo de recuperación es uno de los más delicados, sobre todo a nivel emocional. Según la implicación, gravedad de la lesión, tiempo de rehabilitación, características personales, historia de estresores y los recursos de afrontamiento (factores personales y situacionales) del deportista, la respuesta a nivel emocional del lesionado puede variar.

¿Qué implica la lesión? Puede ser el fin de la temporada, el no acceso a una competición que sea importante para nosotros, la cancelación de un posible fichaje o incluso la retirada de la competición para siempre.

A nivel psicológico, se pueden combinar intervenciones grupales e individuales, focalizando en el impacto psicológico de la lesión, aceptación de la realidad y entrenamientos que ayuden a recuperar y/o mantener la confianza y la motivación.psicología y deporte

La figura del psicólogo en la lesión.

La clave para la presión y el estrés no consiste en erradicarla sino en trabajar en ella, ser consciente y aprender a gestionarla.

Durante el proceso de la lesión, el psicólogo acompañará al deportista en las diversas reacciones que tenga a causa de ésta (incertidumbre, miedo, depresión, aceptación…) combinando una visión de salud y de rendimiento para identificar, evaluar y prevenir los riesgos de la lesión, ayudando al deportista a gestionar el estrés producido por el dolor y posible disfuncionalidad.

El papel del psicólogo no solo sirve para ayudar en los momentos difíciles durante el proceso de recuperación de la lesión, sino que es esencial para cultivar la motivación del deportista y el establecimiento de objetivos a corto plazo para generar confianza y autoeficacia, tanto a nivel psíquico como físico. Hay que visualizar nuevas perspectivas y extrapolar la experiencia a otros contextos de la vida como aprendizaje personal, transformando la adversidad en una oportunidad.

Técnicas desde una perspectiva psicológica para abordar la lesión.

Algunas de las estrategias más destacadas en el ámbito de la psicología deportiva son las siguientes:

  1. Técnicas de relajación

El objetivo de esta técnica es reestablecer el nivel de actividad fisiológica del deportista, reducir el nivel de activación cuando se sobrepase. Los tres procedimientos más empleados son la relajación mediante el control de la respiración, relajación progresiva y relajación autógena.

  1. Reestructuración cognitiva

El objetivo consiste en transformar las creencias irracionales en otras más sanas y funcionales. Todo lo que pensamos elabora nuestro mundo y nuestra realidad.

  1. Auto-habla

Es un método que sirve para gestionar esa voz interna y usarla de forma positiva para ayudar al deportista a confiar y/o concentrarse.

  1. Establecimiento de objetivos

Marcar metas concretas y realistas facilitarán que el deportista cumpla sus objetivos, aumentando su motivación

  1. Visualización

Consiste en recrear o crear una experiencia en la mente mediante el uso de todos los sentidos.

No lo dudes si has sufrido alguna lesión ponte en contacto con nosotros para nos ocupemos con nuestro equipo multidisciplinar de tu caso en nuestra clínica de fisioterapia en Valencia.

Nuestras psicólogas te ayudarán a gestionar de forma psicológica tu lesión. Nuestro fisioterapeuta se ocupará de la parte física.

Texto de nuestra colaboradora Rosalia Millán.

 

No Comments

Post A Comment