Dolor de cuello y latigazo cervical - Clínica Corpore Sano
18527
post-template-default,single,single-post,postid-18527,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive,mob-menu-slideout
dolor cuello cervicalgia

Dolor de cuello y latigazo cervical

Dolor de cuello o cervicalgia.

El dolor de cuello es casí tan común como el dolor de espalda. Las causas pueden ser diversas e influyen varios factores. Solo un porcentaje MUY PEQUEÑO es producido por causas graves. Se estima que el 70%  de las personas sufrirá algún cuadro de cervicalgia por lo menos una vez en la vida. Algunos autores responsabilizan éste aumento al excesivo uso de dispositivos electrónicos (ordenador, tablet, móvil) por parte de la población de forma prolongada.

Aproximadamente el 60% de los casos de cervicalgia se convertirá en crónico (Fejer 2006). De ahí la importancia de que sea bien evaluado el dolor y de no dejarlo para más adelante.

En el cuadro de cervicalgia hay numerosas estructuras que pueden provocar dolor referido, es decir, en otra parte del cuerpo. Estas estructuras, discos, ligamentos o músculos, no se ven en las radiografias. Al mismo tiempo, el que aparezcan señales de desgaste en estas imágenes, no significa que sea la causa del dolor.

La importancia de los músculos.

De estas estructuras hay una que tiene una importancia especial, la musculatura. Sabemos que el control motor de la musculatura cervical tiene un equilibrio muy delicado que se puede ver alterado en determinados casos de malas posturas, traumatismos o lesiones. Ésta alteración supone una pérdida de actividad motora en unos grupos musculares y un aumento de la actividad motora en otros. Numerosos estudios científicos han evidenciado una reducción de la activación isométrica de la musculatura flexora cervical y craneo-cervical profunda. Ésta inhibición profunda se compensa con un aumento patológico del tono basal de los músculos más superficiales tanto flexores como extensores. (Falla 2004)

Al mismo tiempo, esto no quiere decir que fortalecer la musculatura sea el tratamiento adecuado para cualquier cervicalgia.

No sólo los traumatismos o las lesiones provocan ésta falta de equilibrio en los músculos cervicales. Ciertas posturas mantenidas durante prolongados períodos pueden crear éste tipo de alteración.

Se ha observado que en pacientes con cervicalgia mecánica hay presencia de puntos gatillo en el trapecio superior, esternocleidomastoideo, suboccipitales y angular de la escápula (De Las Peñas 2005). Sin embargo en pacientes con cervicalgia de origen traumático, normalmente asociados al latigazo cervical, presentan activación de puntos gatillo en escalenos, esplenio, trapecio superior, esternocleidomastoideo e incuso el pectoral menor (Ettlin 2008)

En presencia de dolor se producen una serie de cambios en la musculatura profunda cervical. Esto provoca un comportamiento diferente, una reducción de la actividad y un agotamiento precoz de esta musculatura.

Además también se produce un aumento de grasa en pacientes con dolor cervical asociado a latigazo cervical. Esto afecta a la movilidad de la fascia y por lo tanto a una recuperación funcional deficiente.

 

Latigazo cervical o whisplash

El latigazo cervical hace referencia a las fuerzas de aceleración-desaceleración que se producen a nivel del cuello como consecuencia de la colisión de un coche en un accidente automovilístico. Aunque en ocasiones no tienen ninguna consecuencia, es posible que tras el accidente o incluso hasta unos días después del mismo aparezcan síntomas como el dolor a nivel del cuello, la limitación de la movilidad o dolor de cabeza.

Más de la mitad de las personas que han sufrido un latigazo cervical continúan con síntomas más allá de los 6 meses  y de los cuales, en torno al 30% acaban teniendo un dolor entre moderado y severo con discapacidad

Rectificación cervical y dolor de cuello

Johansson et al. investigaron los cambios en la imagen en individuos con latigazo cervical tras un accidente de tráfico. Evaluaron si la presencia de una deformidad cifótica en la columna cervical en la RMN (resonancia magnética) en la etapa aguda (aproximadamente 10 días después del accidente) se asoció con una mayor gravedad de los síntomas basales y un peor pronóstico a 1 año en comparación con posturas lordóticas o rectificadas tras un latigazo cervical. Sus hallazgos sugieren que la deformidad cifótica NO está significativamente relacionada CON EL DOLOR asociado al latigazo crónico.

Cronificación del dolor de cuello.

Como ya hablamos en el artículo sobre dolor crónico, hay una serie de factores que influyen en que ese dolor se vuelva crónico. Una hipersensibilización de la zona lesionada y un mal abordaje terapeutico puede hacer que el sistema nervioso central siga enviando señales de dolor de forma continua, a pesar de que los tejidos estén ya recuperados.

 

Radiculopatía cervical.

La radiculopatía cervical es una de lesión que provoca un tipo de dolor muy específico. Este puede bajar hacia los brazos. Aumenta con esfuezos como estornudo, defecación , esfuerzos violentos y con movimientos del cuello.
En gente joven, se relaciona con una hernia discal (20-25%), o lesiones agudas, como las relacionadas con el latigazo cervical, que generan un impingement de la raíz nerviosa a nivel foraminal.
En pacientes mayores, la raíz suele verse comprometida por el estrechamiento del foramen en relación con formaciones osteofitarias, disminución de la altura del disco, y otros rasgos degenerativos de las articulaciones unciformes o facetarias.
Dentro de los factores de riesgo asociados a este cuadro neuropático, encontramos los trabajos en los que se levantan cargas elevadas, fumar, conducciones prolongadas o uso de maquinaria con un índice de vibración importante. Aunque menos frecuentes, también se relacionan con determinados tipos de tumores e infecciones.

Su prevalencia es de 3,3 casos por 1.000 personas, considerablemente más baja que la radiculopatía lumbar.

Ocurre más frecuentemente hacia los 40 o 50 años, y un 15% de los casos existe un traumatismo como antecedente.

En las pruebas de diagnóstico por imagen, un 22% de los pacientes presentan una deformación discal cercana a la raíz afecta, y el 68% muestran cambios espondilíticos.

Tratamiento

Primero tendremos que valorar la movilidad, la fuerza, el dolor y hacer todos los test y pruebas para descartar afectación de otras estructuras así como mareos o vértigos.

Una vez hayamos determinado que tenemos delante el tratamiento cambiará según al fase:

 Fase aguda (hasta 2 semanas después de la lesión)
  • Terapia manual: Realizada por el fisioterapeuta. Aquí trataremos tejidos blandos y movilizaremos la columna cervical.
  • Ejercicio activo: Ejercicios suaves para que el paciente siga trabajando en casa
  • TENS, corrientes analgésicas, calor….: Buscamos disminuir el dolor para seguir trabajando
Fase subaguda (entre 2 y 12 semanas después de la lesión)

Además de todo lo anterior más iremos metiendo cada vez más movimientos y más ejercicio. No dejaremos de lado los consejos posturales y el tratamiento de otras áreas cercanas que se puedan ver afectadas.

Fase crónica (más de 12 semanas después de la lesión)

Vamos a tener que trabajar mucho el lado educacional para explicarle al paciente porque le sigue doliendo y conseguir mejorar los síntomas poco a poco.

En Clínica Corpore&Sano tenemos fisioterapeutas que se pueden encargar de tus dolencias. No dudes en contactarnos.

Si aún tienes alguna duda te dejamos este otro artículo con preguntas frecuentes sobre dolor cervical.(link)

No Comments

Post A Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies